Zoom y Flexión

zoom flexión

– La Tormenta –

Los pequeños rebotes del agua al caer

propagan su locura por toda la casa

salpicando murmullos de llovizna o temporal

Las gotas se lanzan y reflotan anudadas y copiadas

saltando estremecidas el ribete del balcón

buscando en vano el cielo para regresar a la tormenta y jorobar otra vez

Ninguna lo logra

Unas pocas apenas

entretienen al resto reclamando atención en la frente,

miles permanecen alejadas

contemplando a los lados

buscando perseverantes su forma por alguna razon;

sin embargo, atrapadas

descubren estar dispuestas a estallar,

con la humedad exacta

requerida por las fisuras y quiebres de la palma

para inundarse con sus recuerdos;

Ahora,

del mismo rumbo

rotan y giran al caer

para liberarse de la pegajosa trampa del tiempo

tendida con paciencia sobre la mano;

como era de esperar

unas pocas resisten al comienzo

pero ceden luego su lugar a la brisa

conscientes que es ella la dueña de todo

es el teléfono el que parece sonar otra vez

pero es mentira

no suena,

se confunde con la alarma de los autos

Un vecino que jamás saludé

corre por el suyo,

y luego de 3 o 4 minutos

la alarma se detiene

para dispararse al siguiente chaparrón;

Todo los sonidos se ocultan tras el sol

En los broches

quedan rezagados

unos cuantos granos de lluvia

que emprenden a brillar;

Muchos

forman pequeños arco iris coloreando la soga,

pero pronto caen víctimas de su esplendor

abrasados con el último destello

Las cosas agradables parecen suceder en los momentos intermedios

ya dentro,

el teléfono calma al silencio

y agota lentamente

la densidad de la espera

persuadidos,

jalados todos por la misma brisa,

el sol

resulta dorado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!